Secciones en las que quiere buscarOcultar

Noticias La emisión Calendario Crónicas Novedades

Entrevistas audio Entrevistas escritas Encuestas Nuevas bandas Videos

Inicio > Noticias > U2 Estadio OIimpico Barcelona, 18 de julio de 2017

U2 Estadio OIimpico Barcelona, 18 de julio de 2017

Julio 19, 2017

La música por encima de la pirotecnia, pantallas y demás efectos. Esta vez los irlandeses cumplieron a rajatabla lo prometido. Es la gira en la que conmemoran el 30 aniversario de su mejor álbum: The Joshua Tree donde se reflejaron en el espejo de América y salieron victoriosos alcanzando su reconocimiento mundial y convirtiéndose en la mejor banda de estadios de los años 80.

El show fue simple y llanamente, COLOSAL (en mayúsculas). Se rayó la perfección. Bono estaba muy bien de voz, the Edge sonó como un Killer y el resto de la banda cumplió su papel a la perfección. Un estadio a rebosar en una calurosa noche de verano empieza a saltar cuando suenan por los altavoces The Whole of the Moon de los Waterboys. Sin pantallas, sin luces, sale Larry, saluda, se sienta en una batería ubicada en el escenario accesorio al principal y empieza el redoble de Sunday Bloody Sunday. Se desata la locura. Cuesta visualizar el combo tras manos, brazos y pantallas de smartphones. El sonido es perfecto. Siguen los acordes al piano de New Year's Day. Emociones a flor de piel. La comunión es absoluta pero la histeria se desata con los acordes de Bad. Primeras lágrimas. ¿Que nos deparará el show si con ese inicio ya nos han tocado la fibra? Quien suscribe llegaba “virgen” al evento y no quería saber nada de otros shows de la gira.  Sigue Pride (in the name of love), apabullante como siempre. Nos congratulamos al comprobar que la banda está excelsa. Son ya ocho veces que un servidor ha visto a los irlandeses y empieza a dudar donde colocar en el podio tal evento. La gira de Zoo TV 25 años atrás fue inmensa pero esta noche se podrían batir los récords. 

Tras ese repaso ochentero previo al éxito mundial, luces rojas en la inmensa pantalla HD del escenario principal, resaltándose las sombras de los cuatro bajo el icónico árbol del desierto y empieza el repaso del álbum. Ahí es donde radica el interés de la gira, nuestra nueva presencia pese a resbalones repetidos del pasado. Escuchar el álbum entero se tornó en una experiencia inolvidable, cuasi mística. Where the Streets Have No Name, I Still Haven't Found What I'm Looking For y With or Whithout You. Nos quedamos literalmente sin aliento, casi sin voz. Bono no sobre actúa. Está comedido y no peca de excesos vocales o discursos innecesarios pues el tiempo apremia y hay que tocar todo el álbum. Bullet the Blue Sky suena magnífica, como siempre, como una patada en el bajo vientre y con más juegos e imágenes en la pantalla espectaculares. En cierta medida, todos estos temas los habíamos podido escuchar en otras giras y sin seguir el orden del álbum. Pero a partir de ahí nos asaltaba la curiosidad, venía la parte delicatessen del álbum. Running to Stand Still sonó bellísima, ejecutada con la versión alternativa recientemente publicada con el boxset del álbum y que produjo Steve Lillywhite. La guitarra de The Edge se sustituye por un teclado y Bono canta reposadamente. No hay espacio para el juego de la “mosca” ni dar “saltos”. Lo de hoy es casi un acto de fe con el pasado que no volverá. Red Hill Mining Town suena a gloria, con imágenes de un banda de vientos militar detrás del combo. Uno de los mejores temas del álbum (In God's Country) suena absolutamente espectacular, desnuda, afilada, fría y cortante. En Trip Through Your Wires Bono hace algún fraseo de Spanish Eyes que finalmente, y pese a que lo esperábamos en el segundo set, no sonó. Bailamos con One Tree Hill y sonreímos entre lágrimas. Esto está siendo absolutamente enorme. Pero queda lo mejor de la noche: Exit. Esos son los U2 que lo reventaron todo. Los U2 que abrazaron los States of America y los conquistaron. Suenan como un cañon, rock en estado puro.

La pantalla nos muestra por vez primera a un Bono desbocado, pero sin acercarse al extremismo de Belcebú en Zoo Tv o Zooropa Tour. Imágenes de la banda en blanco y negro que nos retornan a 1987. Reinan de nuevo tras 30 años buscando su camino perdido. Ya no creíamos en la banda y hoy, sólo por hoy, y con esta gira, demuestran que quien tuvo retuvo. Mothers of Disappeared pone el broche final. Una comunión que todavía suena más áspera y cruda con las madres en pantalla soportando una vela. Se termina el set del álbum y la primera parte del show. A partir de ahí, uno piensa que el show deberá caer.

Para ser justos, hay que afirmar que no fue así. Pese a que los temas que siguieron no llegan a la altura del zapato de ninguno de los anteriores, la banda está excelsa y pese a que suenan temas muy menores para gusto de un servidor, lo cierto es que los U2 se abrazan a las nuevas generaciones, a los que los conocieron tras Acthung Baby. Miss Sarajevo nos hace coger un poco de aire tras tantas emociones. Prescindible. Y llega la parte para los más jóvenes que desató curiosamente la locura que no percibí en Exit, God’s Country u otras joyas o por así decirlo, no hits al uso de Joshua Tree (cosas de los chavales que los mayores no nos explicamos). Atacan con Beautiful Day, con fraseos a Starman de Bowie (nos contaron que visitaron la expo en Barna), Elevation y Vertigo con fraseos a Rebel Rebel también del Duque Blanco. Curioso que de Achtung Baby sólo tocaran Ultraviolet (Light My Way)  dedicado a infinidad de mujeres que han aportado su arte o ciencia a la humanidad (aunque determinados nombres sorprendieron: ¿cómo me mezclas Curie con Isabel Coixet? WTF) y One (lo más flojo de la noche, y es curioso).

Y como despedida, un tema nuevo, del álbum a estrenar, un tema innecesario, pero una forma de decir “hola” al presente cuando nos habíamos bañado en el pasado: Little Things That Give You Away. Por una noche, volvieron a reinar. Y voy pensando seriamente en que será la última vez. Nada podrá igualar este show. El pasado enmudece la época post Acthung Baby, les guste o no esta última reflexión. Nada volverá a ser igual.

Jordi Sánchez @sanfreebird72

Relacionadas

Los miedos de Axl y los dados de Guns n´Roses
Guns n´ Roses y Marilyn Manson en Benicassim
Rancid en España
Segundo sencillo de Bunbury
Volver