Secciones en las que quiere buscarOcultar

Noticias La emisión Calendario Crónicas Novedades

Entrevistas audio Entrevistas escritas Encuestas Nuevas bandas Videos

Inicio > Noticias > Aerosmith, Rock Fest. Santa Coloma de Gramanet (Barcelona). 2 de julio de 2017

Aerosmith, Rock Fest. Santa Coloma de Gramanet (Barcelona). 2 de julio de 2017

Julio 4, 2017

Con “Let the Music do the talking”, “Walking in the Sand”,” Oh Well” y “Stop Messin’ around” los Aerosmith se acercaron a su etapa más gloriosa cuando en los 70 el combo Tyler y Perry se les conocía como Toxic Twins y ejecutaban un peligroso hard tock. Y con los citados temas tocamos el cielo. Pero resulta curiosa que de las canciones citadas solo una sea una composición original. ¿Entonces qué pasa? La respuesta es sencilla. Los Aerosmith ya no son esos tipos peligrosos. De entrada, tienen una edad (setenta años algunos de sus miembros) lo que claramente merma su capacidad o reacción (el baterista Joey Kramer parecía en momentos ido, como un muñeco, y al guitarrista Brad Whitford se les busca todavía por los aledaños del recinto porqué apenas tuvo un protagonismo más que en un instante en el que Tyler buscó su colaboración vocal). Y luego, todos sabemos, incluso los que los amamos y los defendemos que, hace ya más de veinte años se vendieron al mainstream. Sí, quien les escribe los descubrió con el álbum “Pump” de un lejano 1989. Pero en ese disco no hay ni un solo “pero”. De hecho, ayer en Santa Coloma de Gramanet y en el Rockfest sólo tocaron “Love in an elevator”. Pero incluso los temas de “Get a Grip” y “Nine Lives” que, en su día, cuando pude disfrutarlos en el Palau d’Esports o el Palau Sant Jordi sonaron un tanto trasnochados y forzados (que no malos). Hubo momentos en los que el ritmo bajó considerablemente: con “I don’t wanna miss a thing” de desató la locura. Vergonzoso. Ni por asomo pasó lo mismo con la imprescindible “Chip Away the Stone” (lo mejor del bolo). El cover de James Brown “Pop Corn” sonó un tanto improvisando antes de terminar con “Walk this way” donde pudimos recuperar la esencia de los setenta. Eso sí, otros momentos muy buenos fueron ese himno llamado “Sweet Emotion” con el rubiales Tom Hamilton marcando el compás o el momento “Dream On” con el piano blanco de cola que fue antológico. Sorprendentemente Joe Perry estuvo muy bien cuando se temía lo peor y Tyler cantó y bailó como lo que es, un auténtico frontman y director de orquestra. Creo que es él quien tira del carro de todos. No llegaron al notable, pero los disfrutamos,  y mucho,  por momentos.

Jordi Sánchez @sanfreebird72

Relacionadas

Se aproxima el nuevo disco de Aerosmith
Aerosmith anuncia gira europea
Aerosmith prefieren vivir de las rentas
Aerosmith suspenden un concierto por enfermedad de su batería Joey Kramer
Volver